Busca la Predicación que deseas:


martes, 22 de abril de 2014

Dante Gebel - Solo en la selva


Hay mucha gente que vive la vida como si se tratara de una selva donde no tienen equipamiento, ni linternas, ni fósforos; donde cada día llueve o hace frío, donde cada año que pasa se pone más difícil; donde sienten que no tienen una mochila con recursos para sobrevivir. Viven sin esperanzas; con temor, con ansiedad. Pero tú no tienes porqué enfrentar la enfermedad solo, la muerte solo, el futuro solo, la vida solo, la crianza de los hijos solo, o sola. Dios dice: Yo quiero ser tu compañía, quiero sacarte de esa selva en que estás estancado y darte un futuro mejor. Un mensaje alentador.

lunes, 21 de abril de 2014

Devocionales Escritos - Oír su voz

Oír su voz
Cuando escuchamos la frase: “Oír la voz de Dios” como concepto se nos viene algo que se pueda escuchar audiblemente, pero la verdad es que para oír la voz de Dios no se necesita una voz como de trueno que nos hable directamente desde el cielo, sino más bien situaciones, palabras, frases, o diferentes experiencias que viviremos día a día en donde la voz de Dios es clara para nuestra vida.
Personalmente he escuchado la voz de Dios a través de una alabanza, a través de un mensaje, una predicación, un escrito, un niño, una situación de la vida diaria, una experiencia difícil, la enfermedad, la escases, etc. En medio de cada situación si mi oído se agudiza y pone atención puede escuchar la voz de Dios hablarme directamente.

domingo, 20 de abril de 2014

Devocionales Escritos - El orgullo no ayuda

El orgullo no ayuda
Quizá una de las cosas que más nos cuesta a todos es reconocer cuando hemos estado mal o cuando simplemente hemos cometido un error. Y es que a veces pareciera que nos creemos perfectos en todo y aunque repetimos una y otra vez  que no somos perfectos, lo hacemos solamente para excusarnos pues pareciera que con nuestras actitudes sí demostramos que nos creemos perfectos.
Creerse muy bueno o perfecto delante de Dios no funciona, porque realmente a Dios nadie lo puede engañar, ninguna apariencia o buena actuación puede hacer que Dios crea de nosotros lo que no es. Por esa razón la Biblia dice: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” Gálatas 6:7 (Reina-Valera 1960).
El problema del orgulloso es que no reconoce sus fallas y una de las claves para encontrar el favor de Dios es ser humilde en reconocer nuestros errores pues solo de esa forma Dios puede actuar en nuestra vida.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Followers